A la playa


La playa
El pasado puente de mayo algunos alumnos de este colegio fuimos a Barcelona.
El día 2 de mayo, lunes, nos levantamos a las 9:30 para recoger las habitaciones y hacer las maletas, después de eso fuimos a desayunar en el albergue en el que nos hospedamos junto con más personas de diferentes ciudades de España.
A las 10:30 ya estábamos preparados para coger el mini-bus e irnos a la playa.
Entre tanto ajetreo y la prisa por pisar la fina arena de la playa, el viaje se nos hizo cortísimo.
Lo primero que hicimos nada más llegar fue observar el paisaje y dejar las toallas, quitarnos las camisas y tirarnos al mar.
Algunos de mis compañeros, incluyéndome, salimos rápidamente, puesto que el tiempo no nos acompañaba y hubo un momento en el que nos cayeron algunas gotas de lluvia que no impidieron que nos divirtiésemos.
Ya cerca de las doce y media algunos de mis compañeros se enterraron en la arena, y otros jugaban al fútbol-playa mientras que otros seguían disfrutando del agua del mar que, por cierto, estaba bastante fría. Dos de los educadores y el director se quedaron reposando en la toalla, puesto que en alguna ocasión se dejó ver el sol. La excepción fue Dani, otro educador, que decidió darse un chapuzón breve en el mar.
A la una y media nos tocó recoger con mucha pereza para irnos al albergue, donde lo primero que hicimos fue ducharnos muy rápidamente y algunos sólo se quitaron la arena y la sal, porque el educador Chema nos metió bastante prisa para ir a comer.
Una vez comidos, bastante bien por cierto, estuvimos jugando a varios juegos de mesa para hacer tiempo hasta la hora de irnos.
Sobre las 4:30 cogimos el autobús para hacer el duro viaje de vuelta a Salamanca.
Llegamos a las 3:30 muy cansados y con ganas de dormir.

HÉCTOR MARTÍN (4º E.S.O.)


Nº47/Verano 2005

(C) 2004 - Reservados todos los derechos

Imprimir esta página